Negociaciones por municipales complican definiciones en la Nueva Mayoría « Diario y Radio Uchile. 2Feb16

via Negociaciones por municipales complican definiciones en la Nueva Mayoría « Diario y Radio Uchile.

Negociaciones por municipales complican definiciones en la Nueva Mayoría

Fernando Seymour | Martes 2 de febrero 2016 

El 8 de abril vence el plazo de inscripción de candidatos para las primarias legales de principios de junio, pensando en las elecciones municipales de octubre. Los partidos de la Nueva Mayoría continúan negociando, sin ocultar el retraso en el que se encuentran y el fin de los privilegios y pactos por omisión.

 

Faltan nueve meses para las elecciones municipales. Pero solo cuatro para las primarias legales, fijadas para el próximo 5 de junio.

Y mientras en algunos casos ya se habla de precampañas, en la Nueva Mayoría, sus dirigentes acordaron que en 130 de las 345 comunas del país se realizará dicho proceso.

Esto, considerando que en al menos 30 de ellas los municipios están encabezados por alcaldes precisamente del bloque oficialista, lo que ya anticipa roces y diferencias respecto de la posibilidad de potenciar la reelección, proponer nuevo candidato del mismo partido o también buscar el triunfo de un modo más abierto y participativo.

En cuanto a las negociaciones, el secretario general del Partido Socialista, Pablo Velozo, reconoce que existe un retraso y que perdieron un valioso tiempo, particularmente en enero.

En ese contexto, propone una mezcla entre el acuerdo político, “que muchas veces significa que los alcaldes que están deben mantenerse”, y las elecciones internas de los partidos de la Nueva Mayoría. “Nos hemos debatido excesivamente en ese dilema y hemos perdido un mes en el que habría sido interesante tener un pool de candidatos. No hemos estado lo suficientemente efectivos para efectos de derrotar a la derecha”, explica el dirigente.

Otro de los protagonistas de las negociaciones es el Partido Radical, cuyo presidente, Ernesto Velasco, apunta a las posibilidades de alcanzar acuerdos respecto de candidatos únicos, lo que, asegura, dependerá de cada caso y de cada municipio.

En ese sentido, destaca el proceso de primarias como el mecanismo más adecuado para dirimir entre liderazgos equivalentes. “En algunos casos será por acuerdo y en otros por primaria. Por lo tanto, es un tema que hay que desdramatizar y poner el acento en los contenidos locales del desarrollo de las comunas, más que en los mecanismos estrictamente electorales”.

Asimismo, se detiene en el imprevisible escenario que se genera cuando se depende de la participación ciudadana. “No es posible determinar los cupos para cada partido. Cuando se transfiere decisión a las personas evidentemente que existe un factor importante de incertidumbre, que por lo demás es muy bueno para el sistema democrático”.

Con esos antecedentes, hay quienes piensan que los partidos de la Nueva Mayoría se encuentran al límite en cuanto plazos, lo que se explica desde dos dimensiones.

Así lo plantea el cientista político Alejandro Olivares, profesor del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile (INAP). “Como el Gobierno no tiene una alta popularidad y está sacando las proyectos de ley muy encima, con muchas complicaciones como el caso Caval, no ayuda a los partidos políticos. Por lo tanto, cerrar filas tras el Gobierno es muy difícil para sus partidos y tampoco les ayuda a que puedan ordenarse”.

En una segunda dimensión, el analista advierte que la campaña municipal debe comenzar pronto, considerando que se trata de una instancia de relaciones más directas con la ciudadanía. “Particularmente en el caso de los candidatos nuevos, requieren de generar algún tipo de vínculo y conexión con la gente, que en tres o cuatro meses difícilmente se logra. Por lo tanto, es necesario definir lo antes posible los candidatos a alcaldes y a concejales para que puedan estructurar las campañas de la mejor manera”.

Incluso, plantea que “tal cómo se está dando hoy en la Nueva Mayoría, pareciera que los candidatos se definirán muy al límite de lo razonable, por lo que será muy difícil el trabajo en terreno”, sumándose a las dificultades para enfrentar la elección en bloque.

Y es que las disputas internas por cuoteos políticos no tienen indiferentes a los partidos. Una lógica que no es muy razonable, reconoce Pablo Velozo, quien considera que los partidos oficialistas deberían apuntar a crecer en el número de alcaldes en las comunas donde gobierna la oposición. “Estoy convencido de que si los alcaldes de la Nueva Mayoría lo están haciendo relativamente bien, debiésemos haber proclamado a muchos de ellos”.

Además, anticipa que dado el escenario de primarias legales y vinculantes, existirán menos candidatos que se presenten fuera del pacto gobernante. “Es probable que en muchas comunas que en el pasado no pudimos ponernos de acuerdo, ahora sí lo hagamos con un candidato único y ganemos. Esa es la esperanza de muchos de nosotros”.

En el caso del Partido Radical, en marzo se realizará un consejo general para proclamar a sus representantes. “Nosotros tenemos aproximadamente 60 comunas en las que tenemos personas disponibles para ser candidatos y con posibilidades reales de éxito”, confirma Ernesto Velasco.

Fin de los privilegios y tratos especiales

“Esta vez son parte del conglomerado, a diferencia de las otras elecciones”, explica Velozo respecto del Partido Comunista, a propósito de la compleja y tensa relación que se dio en procesos previos cuando se trataba de definir el nombramiento de candidatos. “Su posición ahora es distinta, porque ahora van oficialmente en los pactos como miembros de la coalición. No cabe hablar aquí de pactos de omisión. Ellos son un partido más en uno de los acuerdos a concejales que conformaron con el PPD y el Partido Radical”.

En ese sentido, también Velasco manifiesta sus reparos. “Nadie, ningún partido, ninguna persona, tiene inscrito en el conservador de bienes raíces el nombre de una comuna como propiedad propia. Cuando es posible construir un acuerdo político en torno a una persona, porque lo ha hecho bien, porque ha tenido una buena gestión, porque ha sido capaz de ser inclusivo, bienvenido sea. El acuerdo político será espontáneo”.

Precisamente en cuanto a la participación del Partido Comunista en elecciones anteriores, advierte que “se acabaron los privilegios y se acabaron las omisiones específicas para un partido. Hoy todos tenemos igualdad de trato y de oportunidades y todos tendremos que competir con las reglas que tiene la coalición, en donde son los ciudadanos los que finalmente definen”.

Consensos que incluso podrían ir más allá de la sola plantilla electoral. Por ejemplo, a propósito del acuerdo al que llegaron en el reciente Congreso del Partido Socialista, que establece que “no podrán representar al Partido en elecciones populares o en algún cargo partidario, aquellos que estén involucrados en irregularidades”.

Alusión que apunta directamente a dos parlamentarios de la colectividad. El senador Fulvio Rossi, investigado por el Ministerio Público producto de su relación con la empresa SQM y la solicitud de dinero para financiar campañas políticas, y el diputado Christián Urizar, también en la mira de la Fiscalía, por presunto fraude al Fisco mientras se desempeñaba como consejero regional en la Región de Valparaíso. Ambos, por ahora, con sus militancias suspendidas.

Independiente de si se trata de terminar con los privilegios, y considerando la estrechez de los plazos, las recomendaciones a la Nueva Mayoría es a evitar las primarias y defender a los alcaldes y concejales que ya están en ejercicio, “con el fin de asegurar, al menos, los resultados de la elección anterior, así como los municipios y concejos que ya tienen”, explica Alejandro Olivares.

El propio académico se detiene en la lógica de la desconfianza y de los partidos que se verían perjudicados, los partidos menores, en comparación a la DC y el Partido Socialista,

“Uno podría pensar que efectivamente ésta es una acción deliberada para no tener competencia. Pero también, desde el otro lado, se han ido dando situaciones producto del retraso en la ley de primarias, además de que el Gobierno no levanta en las encuestas. Se ha generado un ambiente en el que efectivamente quizás no es lo óptimo competir en lo interno”.

¿Primarias sin Servel ni financiamiento?

Precisamente las preocupaciones también apuntan al proyecto de ley de primarias municipales que se tramita en el Congreso, iniciativa que busca darle un carácter de legalidad bajo la supervisión del Servicio Electoral y, en consecuencia, asegurar su financiamiento por parte del Estado.

Desde los partidos oficialistas se muestran inquietos por la lentitud del proceso, lo que incluso podría significar la imposibilidad de aplicar la norma en las elecciones municipales de octubre próximo. Tarea que será exigida al Gobierno, como parte de las urgencias legislativas que quedaron postergadas para marzo.

“Espero que esta norma sea una realidad, frente a esta tremenda crisis de confianza que hay en la ciudadanía, sobre el descrédito de la política”, advierte Velasco, insistiendo en las primarias como un mecanismo de participación. “Ensanchar la cancha de alternativas para la ciudadanía. Por eso, espero que el Gobierno le ponga la urgencia que corresponde y, evidentemente, se respalde. Existe la voluntad absoluta y unánime en la Nueva Mayoría”.

Sin embargo, también surgen los inevitables cuestionamientos. “Si no hubiese un incentivo económico, los partidos ni siquiera pensarían en la realización de primarias”, asegura Olivares. No obstante, agrega que es un proceso que reafirma las orgánicas internas de los partidos, las posiciones de poder dentro de los mismos y los liderazgos. “Un mecanismo de autoafirmación interna que se utiliza en la medida que hay incentivos para utilizarlo”.

Según el académico, en este escenario se deben considerar lógicas de acción distintas, dependiendo de quién se trate. “Una herramienta en la que los partidos confían o tienden a creer, pero no necesariamente por los mismos motivos en los que cree la ciudadanía, que lo siente en la lógica de la transparencia activa”. Es decir, un tema que radica en la capacidad de movilización, lo que se demuestra en la medida que se logra ganar la elección primaria.

En cuanto al proceso eleccionario, el próximo 13 de marzo se desarrollarán simultáneamente las primarias de los partidos de la Nueva Mayoría, procesos abiertos y no exclusivos para militantes. “Elecciones simultáneas de todos los partidos para evitar cruces, suspicacias y problemas”, detalla Velozo.

Mientras que el 8 de abril vence el plazo para la inscripción de los candidatos que decidan participar en las primarias legales. Por ello, las colectividades continuarán negociando durante febrero. En lo inmediato, este miércoles los secretarios generales se reunirán en la sede de la Democracia Cristina.

“Lo que ocurra en las elecciones municipales de octubre puede ser un muy buen anticipo de un macrocomportamiento político, es decir, de las nuevas fuerzas, tendencias y ordenamiento dentro del sistema de partidos”, advierte el profesor Olivares, a propósito de las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales, considerando el nuevo sistema de distritos.

Esto, concluye el analista, con independencia del descrédito que se está generando en algunos sectores con la actividad política y como un anticipo a lo que será la primera elección del Congreso, en 2017, sin sistema binominal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s